Investigadores de Oklahoma encuentran que un "chico bueno" biológico tiene un lado oscuro

Погоня за ГРУЗОВИКОМ в аэропорту TULSA Oklahoma US (Febrero 2019).

Anonim

Un par de científicos de la Fundación de Investigación Médica de Oklahoma descubrieron que una enzima que previamente se pensaba que era beneficiosa podría, de hecho, representar un peligro significativo para el desarrollo de embriones. La nueva investigación podría tener implicaciones no solo para el desarrollo prenatal, sino también para el tratamiento del linfedema y el daño hepático que resulta de la sobredosis de paracetamol.

Utilizando embriones de ratón diseñados genéticamente, Courtney Griffin, Ph.D., y Patrick Crosswhite, Ph.D., de OMRF, analizaron qué pasaría si eliminaran una proteína que determina cómo los genes se activan y desactivan durante el desarrollo de los vasos sanguíneos.

Los científicos encontraron un marcado aumento en la actividad de la plasmina, una enzima que se sabe que ayuda a disolver los coágulos de sangre y promover el desarrollo de los vasos sanguíneos. Pero en un embrión en desarrollo, dijo Griffin, una gran parte de la enzima puede representar una amenaza.

"Plasmin siempre se ha visto de forma positiva, pero no encontramos ningún aspecto beneficioso en el desarrollo temprano", dijo Griffin. "De hecho, la plasmina excesiva hace cosas peligrosas en un embrión en crecimiento".

Los investigadores de OMRF también encontraron que el daño hepático podría producirse en los embriones cuando la proteína que suprime la actividad de la plasmina, conocida como CHD4, estaba ausente. Demasiada plasmina hace que los vasos sanguíneos del hígado sean frágiles y propensos a sangrar. También descubrieron que el exceso de plasmina podría ser dañino para el sistema linfático, una parte esencial del sistema inmunitario, al descomponer los coágulos sanguíneos que ayudan al sistema linfático a funcionar correctamente.

Con esta nueva información, Griffin y Crosswhite estudiarán el comportamiento de la plasmina más tarde en la gestación y en adultos. Investigarán cómo la alta concentración de plasmina puede contribuir a afecciones como el linfedema, un trastorno linfático doloroso marcado por hinchazón en los brazos y las piernas. También verán si la CHD4 continúa protegiendo los vasos sanguíneos del hígado del daño de la plasmina después del nacimiento.

Se necesita más investigación, dijo Griffin, pero los hallazgos pueden conducir al uso clínico de compuestos bloqueadores de plasmina después de la sobredosis de paracetamol. El acetaminofén es el ingrediente activo de Tylenol, y la sobredosis es una de las principales causas de daño hepático en los EE. UU., Lo que ocasiona hasta 70, 000 hospitalizaciones al año. "La actividad excesiva de plasmina en el hígado se ha relacionado con la sobredosis de paracetamol", dijo Crosswhite, "y sospechamos que esta plasmina puede hacer que los vasos sanguíneos del hígado sean peligrosamente débiles".

"Este trabajo es innovador y creativo, desde los resultados hasta la interpretación y las conclusiones", dijo Rodger McEver, MD, presidente del Programa de Investigación de Biología Cardiovascular de la OMRF. "Estos científicos pudieron demostrar que la plasmina es realmente importante en formas que no se habían descubierto antes. Nos proporciona nueva información y es una gran ciencia básica, pero los datos podrían ser clínicamente relevantes para el tratamiento de la toxicidad por paracetamol en humanos".

Los nuevos hallazgos aparecen en la edición del 3 de mayo de la revista Journal of Clinical Investigation.

La financiación para la investigación fue posible gracias al número de concesión HL111178, HD083418 y HL085607 de los Institutos Nacionales de la Salud y el número de beca 15POST21180005 de la Asociación Estadounidense del Corazón.

La activación de plasmina regulada por CHD4 afecta la hemostasia linfovenosa y la integridad vascular hepática. Patrick L. Crosswhite, Joanna J. Podsiadlowska, Carol D. Curtis, Siqi Gao, Lijun Xia, R. Sathish Srinivasan y Courtney T. Griffin. Revista de investigación clínica.DOI: 10.1172 / JCI84652. Publicado en línea el 3 de mayo de 2016.