Estudiar el ADN del cáncer en la sangre puede ayudar a personalizar el tratamiento en el cáncer de hígado

Danny Hillis: Understanding cancer through proteomics (Mayo 2019).

Anonim

Fragmentos de cáncer El ADN que circula en el flujo sanguíneo de un paciente podría ayudar a los médicos a ofrecer un tratamiento más personalizado para el cáncer de hígado, informan investigadores japoneses.

ctDNA es una pequeña porción de ADN que se libera de células cancerígenas moribundas en la sangre.
Crédito: Jonathan Bailey, NHGRI (////www.genome.gov/)

La nueva investigación puede ayudar a abordar un desafío particular planteado por el cáncer de hígado, que puede ser difícil de analizar de forma segura. Un riesgo grave de los métodos de biopsia existentes es que los médicos que desean obtener una muestra de tumor para el análisis pueden provocar que el cáncer se disemine al espacio alrededor de los órganos.

"Los médicos necesitan métodos no invasivos que les permitan estudiar de forma segura la progresión del cáncer y caracterizar las características genómicas del tumor de un paciente", dijo el profesor Kazuaki Chayama, investigador principal de este estudio. "La prueba de estos fragmentos circulantes de ADN puede ser una forma mucho más fácil y segura de hacerlo que la biopsia hepática convencional".

Los investigadores demostraron que detectar ADN liberado por células cancerosas dañadas, llamado ADN tumoral circulante (ADNc), en suero antes de la cirugía podría predecir la recurrencia del cáncer y su diseminación a través del cuerpo (metástasis) en pacientes con una forma avanzada del tipo más común de cáncer de hígado También demostraron que el nivel de ctDNA en suero reflejaba el efecto del tratamiento y la progresión del carcinoma hepatocelular (HCC). Los resultados se publican en la revista Cellular and Molecular Gastroenterology and Hepatology.

Estudios recientes han sugerido que el ctDNA podría ser un biomarcador útil en varios tipos de cáncer. El nuevo estudio acerca esta técnica a la realidad clínica en pacientes con HCC avanzado y muestra que el ctDNA proporcionó información clínica valiosa sobre la progresión de la enfermedad del paciente.

El profesor Chayama y sus colegas de la Universidad de Hiroshima, incluido el Dr. Atsushi Ono, junto con investigadores de RIKEN y la Universidad de Tokio, investigaron si podían detectar ctDNA en suero de 46 pacientes con HCC. Encontraron ctDNA en siete pacientes. Estos pacientes eran más propensos que los demás a experimentar recurrencia y metástasis de su cáncer. "Además, encontramos que el nivel de ctDNA se correlaciona con la progresión del HCC y el tratamiento", dijo el profesor Chayama.

El equipo japonés también dice que el ctDNA tiene el potencial de ser una forma no invasiva de estudiar los reordenamientos genéticos que ha sufrido un cáncer. Esta información podría ayudar a los médicos a proporcionar terapia dirigida específica para el cáncer de un paciente, señalan.

Recientemente, la detección de mutaciones específicas del cáncer mediante la secuenciación del genoma ha atraído la atención como una forma de ayudar a seleccionar la selección de terapia apropiada, dijo el profesor Chayama. Los investigadores pudieron identificar 25 mutaciones comunes en muestras de ADN libre de células, que incluye ADN de células normales y cancerosas, y ADN de los propios tumores. Además, el 83% de las mutaciones identificadas en los tejidos tumorales podrían detectarse en el ADN libre de células.

Aunque se necesitan más estudios para desarrollar métodos más efectivos, el nuevo estudio se suma a la creciente evidencia sobre la utilidad del ctDNA en el tratamiento del cáncer, y muestra que es un biomarcador prometedor que proporciona una nueva forma de tratar el cáncer de hígado.